jueves, 26 de junio de 2008

De privado, poco

El otro día fui al supermercado con mis pantuflas de perro puestas para ver la reacción de la gente. Algunos habrán pensado que era una loca de atar, pero la verdad es que lo mío fue antropología pura: mi intención era ver el efecto que producía un acto meramente privado (andar en pantuflas) en el medio de la Avenida Santa Fé.

Más o menos lo mismo pasa cuando un niño eructa en un restaurante, el vecino baja a abrirle al delivery en pijama y ni hablar de las discusiones a los gritos que trascienden paredes y puertas. Esos momentos privados, donde el otro se da licencias de todo tipo despiertan curiosidad -al menos en mí- porque en el fondo todos tenemos algo de chismosos y nos regodeamos en la incomodidad ajena.

Los vecinos son nuestros extraños más conocidos. Con el paso del tiempo vamos reconociendo sus sonidos, olores y visiones. Sabemos que los viernes a la tarde, después del laburo, el del 4to C pone mezcladito de cuarteto y cumbia al mango. Intuimos que el olor que se filtra es la hamburguesa que se está comiendo el de abajo. Cerramos la ventana cuando el de enfrente se levanta voyeurista.

...lástima que yo hoy me levanté con ganas de vivir en una casa.

29 comentarios:

Blus dijo...

Te entiendo, yo vivo en edificio y más de una vez me dan ganas de mudarme a una casa, previo asesinato serial de todos mis vecinos actuales :P

Agregué un link a tu blog en el mío también!

Saludos!

Monsieur Côtelette dijo...

Ahh... tuve la suerte de ir al supermercado disfrazado en dos oportunidades: una de godzilla, y otra de travesti (y lo puede ver todo desde Aargh!)

Mas allá de eso, puedo confesarle que el hecho de que mi vecino gay escuche Valeria Lynch todos los sábados por la tarde me llena de emoción y algarabia.

Lau dijo...

El vecino de arriba es un viejo vampiro....de noche hace ritos satánicos....
El de al lado es un bombonazo pero vive con la pareja y un bebé (que no es suyo). Y me da mucha verguenza que escuche los griteríos que se arman en casa....aún sigo con mis papis así que es triple verguenza....
Me quiero mudar!
saludos!:)

Dos dijo...

¿Las pantuflas de perro son parte del uniforme que contaba el otro día?
¿Usted se viste de Perro Gigante estilo "Poochie" y anima cumpelaños de niños?
Si no nos saca de la oscuridad, la noche se hace cada vez mas negra (?)
Beso

Horacio dijo...

noooo!! pantuflas y piyama no se usan ni siquiera dentro de la casa de uno

Ed dijo...

uh... mucha vida pantuflil en la blogosfera, me pa q se est armando una revolucion.
yo vivo en depto y mi felicidad radicaba en q no tenia vecinos cerca, asi q podia tocar el bajo a las 4 am a pleno y ser feliz.
ahora tengo vecinos... y sufro...
saludos!

El Vasco dijo...

y????
cuales fueron las reacciones!!

JuanT dijo...

Primera vez mía en tu blog también :P

Yo tengo un problema: yo vivía en una casa, disfrutaba de una soledad relativa cuando la quería, y de una libertad también, limitada solo por mis padres.
Ahora, vivo con mi hermano en un apartamento. Primero que nada: un apartamento es una caja de zapatos, y nosotros somos el puto zapato metido dentro. Segundo, el espacio es mucho menor así que tienes que convivir con otros zapatos que andan por la vida más o menos molestos.
Con los vecinos de arriba y de al lado no tengo ningún problema, pero con los vecinos de abajo he tenido miles, digo MILES de discusiones por reverendos bolazos. La última vez que vinieron a quejarse de algo fue porque...bueno...preparate....le molestaba el ruido de las rueditas de la silla de la compu. (!!!)
Después de ese momento, los mandé a ca*ar y no vinieron a joder más. Llamaron a la inmobiliaria para quejarse y de la inmobiliaria ni me llaman, ahora se los bancan ellos.
Por otro lado, el alquiler de este departamento es más barato justamente por estos vecinillos (increíble pero cierto)
Así que aquí estoy yo, a la una de la mañana, subiendo cada vez más la música, solo por venganza.
Y extrañando vivir en una casa.

Saludos!

Javier dijo...

Me hiciste acordar a cuando era chiquitito. Una vez mi prima me mandó a comprar y yo fuí con mis pantuflitas carita de perro. A la señora del local le causó ternura y me dijo que la primera impresión que le dió fue que un perro de verdad había entrado.

Buen blog, saludos.

- ¡Ejem, cof cof! ¿Estás soltera?

Epa, a veces cuesta ocultar al maleducado que llevo adentro, disculpas.

PUH dijo...

Lei el título de tu post e inmediatamente pensé en los blogs. Como que los que escribimos blogs intimistas somos voyeuristas por naturaleza, no??

Limada dijo...

Y a veces más que chismosos somos exhibicionistas. Ha de ser para no aburrirnos?
Saludos!

Ana dijo...

Blus: Sí, la vida en edificio es dura. Yo ya estoy acostumbrada, pero hay que lucharla día a día. Por suerte, mi portero y su esposa son de lo mejorcito que tuve hasta ahora.

Monsieur C: ¡Qué interesante! Me engañó porque busqué el video en su fabulosa página y no encontré nada. ¿Algún tema especial de Valeria?

Lau: La vida de a tres cuando dos de ellos son los padres es difícil. Desde que mudé aprecio cada momento más. ¡Quiero más detalles del vecino vampiro!

Dos: Jaja, usted debe de ser de esos chicos que en la escuela siempre relacionaban todo con todo.

Horacio: En invierno no voy a andar en patas porque me resfrío. Y las zapatillas me resultan muy incómodas.

Ed: Uy, me imagino lo que debe de ser para un músico. Yo pongo la música fuerte y nunca tuve quejas, pero mis vecinos ya odian a Bowie :D

Vasquito: Una vez más comprobé lo de siempre -los únicos sinceros son los niños: uno se me rió en la cara y una nena me dijo que eran muy lindos mis perritos.

Desp sigo!

besos

Dos dijo...

Si.
Mi maestro es Pancho "todo tiene que ver con todo" Ibañez.
En la misma escuela, además, me portaba muy mal.
"Debe atender en clase"
Pero...las pantuflas son o no parte del uniforme??? (?)
Beso

federico gauffin dijo...

Ir a un casamiento de bermudas y remera de Soda provoca las mismas sensaciones, debo confesar...

Horacio dijo...

las zapatillas son lo más cómodo y digno que hay

Lucas.- dijo...

Me quedó re-claro que todos tenemos problemas... de fines de los 90.

Roky Rokoon dijo...

yo a veces bajo a abrir la puerta en pantuflas tambien, y no me importa nada de nada jaja

Lau dijo...

ahora el vecino se calmó un poco pero me parece que es porque le llamaron la atención los del consorcio....jejej
saludos!:)

Maggie dijo...

Yo creo que te hubiera robado las pantuflas porque siempre me gustaron y nadie me las regaló :(
Una vez me disfracé de empanada. ¿Cuenta?

Maggie
deberiadarmeverguenza.blogspot.com

Ana dijo...

Juan T: Como si te estuvieras moviendo con la silla de la compu todo el tiempo! Deben de ser unos viejos no computarizados. Yo a la mañana escucho la música re fuerte, no me importa nada!:P

Javier: Sí, es una imagen tierna, sobre todo en niños, no en semejante grandulona! Y no, no estoy soltera.

Puh: Sí, totalmente. Los blogs son una ventana al mundo. Aunque uno piense que no lo lee nadie, siempre hay alguien ahí que se identifica o no con lo que uno dice.

Mañana sigo contestando!

Anónimo dijo...

Yo vi a una chica con pantuflas de perro, pero por avenida Pueyrredon... Eras vos??? O hay más de una experimentando???
Saludos...
Carla...

Beauty is power dijo...

JAJAAJJAJAJAJJAJJAJAJJAJA
Me muero, que gracioso...
Entre paréntesis, cómo puede ser que el alquiler de un departamento sea más barato por "vecinos molestos"?

Saludos!

Andres dijo...

Sí.. los vecinos de la avenida santa fé son jodidos..

Juan Ignacio dijo...

Decime que es una joda...

JuanT dijo...

A mi me dejó de importar

franco tirador dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
franco tirador dijo...

las pantuflas deberían estar prohibidas aún para su uso en casa.
y si yo te hubiese visto, mi reacción supongo que hubiera sido sacarte un par de fotos y venir a mi casa para postear... jeje
buen blog.
beso

Ana dijo...

Esto de contestar después de siglos no tiene mucho sentido, pero voy a seguir con la línea:

Limada: Sí, totalmente de acuerdo. Más aburrida estoy, más boludeces hago.

Dos: Muy mal! Yo si hubiera sido tu profesora, te echaba del aula jaja

Fede: No podés!

Horacio: Mentira, aguanten las pantuflas y las ojotas.

Lucas: Ja, ¿posmodernista, yo?

Roky: Esa es la actitud! Tenés que llevarlas fuera de la casa, though

Maggie: Jaja, sí, claro que cuenta. ¿En qué circunstancias?

Carla: Nooooop, no era yo. Pueyrredón me queda bastante lejos, creo que se hubieran ensuciado mucho.

Beauty: Ojalá fuera así, pero uno se entera de esas cosas cuando ya tenés todo firmado.

Andrés: Sí, son ruidosos.

Juan: (:D nop

Francotirador: Hubiera estado bueno reconocerme en un blog. La próxima te aviso en qué súper voy a estar.

Besos a todossssss

wallyzz dijo...

A mi me gusta realizar ruidos extraños en las gondolas llenas de señoras paquetas de Shan Ishidro...
La cara de horror que ponen cuando se dan cuenta que lo que escucharon hace unos instantes, huele a lo que escucharon hace "unos instantes" !!!! jeeje


Abrazo Sonrisa Y beso