jueves, 6 de marzo de 2008

El portero de al lado

Cuando las personas te entregan el saludo, no hay vuelta atrás. El otro día me di cuenta de esto cuando mi mamá inició una conversación con el portero del edificio de al lado. No habló del fin del mundo ni de nada trascendental, claro. Que el cuadro lo pintó a mano uno de los vecinos (un verdadero mamarracho). Que la maceta era de paja, muy rústica (un juntadero de bichos). Intercambiaban ideas sobre el hall de entrada.

Por supuesto, mi mamá después se fue a su casa y no lo volvió a ver y yo, como vivo entrando y saliendo me lo cruzo todo el tiempo. No es que tenga nada contra el pobre hombre, simplemente... ¿por qué me entregó el saludo? ¿Seguirémonos diciendo "Hola" por el resto de nuestras vidas? ¿O en algún momento el saludo se disipará en un simple cabeceo o una semi-sonrisa, para luego desaparecer por completo?

17 comentarios:

Dalma dijo...

Uh no! fuiste victima del saludo por transferencia... estas condenada

Dalma dijo...

ahh. y PRI para Tomas que lo mira por tevé

Carolina dijo...

No, cagaste... Lo vas a saludar toda la vida.

Bahhh, o podés hacerte bien la boluda. Yo hice eso con el portero vecino de mi laburo, que encima estuvo dos años llamándome Verónica.

Javier dijo...

Sí, lamentablemente es un camino de ida. Es copante saludar a los conocidos... No es que el tipo sea insignificante en este mundo, pero... a veces se torna parte de la rutina. De esa que tanto queremos escapar...

PerSe dijo...

concuerdo con todos, fuiste, la unica alternativa es pudrirla MAL y que te odie. Al menos no te saludara mas

Tomás Münzer dijo...

No, se van a saludar hasta que te mudes, o lo despidan, o se muera alguno de los dos, o los dos, quién sabe.

Tomás Münzer dijo...

Es evidente que es un personaje.

P.D.: te respondo acá así te sumo comentarios.

Ana dijo...

gracias, Tom :D Este post viene bastante pobre.

Otro día le respondo a todos.

Besotes!

Mich dijo...

saludo por transferencia vale doble!
(sigue siendo lindo su rancho)

Horacio dijo...

para mí es inevitable saludar al portero del al lado, porque lo ves siempre

es como si fuera un vecino, pero que encima está mucho tiempo en la puerta

no hay manera de no saludarlo

no sé, creo, me parece, es mi humildísima opinión

beauty-is-power dijo...

Mudate!

apolodoro dijo...

holaaa pasaba por acá nomás pa' saluda' vió..
no, no creo que la solución sea que te mudes por que a la larga te va a terminar pasando lo mismo..
saludalo hasta que de a poco te vas haciendo la dolobu y un día cualquiera pin! no lo saludas más.. además es el portero del edificio de al lado, que te importa.. que se cague .. si fuera tú portero bueno..
bueno adiós..
beso

Sonten dijo...

peor es cuando ni sabes el nombre, como en las empresas grandes.

Ana dijo...

Dalma: No me digas eso. Espero que me condenen por un crimen mucho más seri o que ese.

Caro: Sí, o cruzar de vereda. Como si Carolina y Verónica fueran parecidos!

Javier: Claro, tenés mucha razón. Yo trato de escapar a todo y todos y a veces no se puede. También trato de escapar al blog, por eso tardé tanto en responder y a veces me cuelgo con los posteos.

Perse: Nah, no me quiero tomar tanto trabajo.

Tom: Espero que ninguno se muera en breve.

Mich: Sí, me molesta el doble, no hay dudas.

Horace: Tenés razón. Ahora, no te me vengas a hacer el humildísimo!

Beauty: Si tan sólo fuera tan fácil...

Apolodoro: Coincido... me tengo que resignar, hasta que un día le agarre amnesia y se olvide de mi cara.

Sonten: Sí, quizá cada día nos volvemos más histéricos. Cuando te saluda, porque te saluda. Cuando no, porque no.

Adieu

Horacio dijo...

mi opinión era humildísima, yo soy un pedante :P

Scar dijo...

Si saludas a las vecinas, que lo único que hacen es romperte las pelotas... ¿Por qué no vas a saludar al portero que al menos labura?

Anónimo dijo...

No entiendo, ¿cuál es el problema de tener que saludar al portero de al lado?